Menú Cerrar

ESCUELAS

La experiencia de la «escuela» adquiere calidad cuando ofrece los recursos necesarios para que cada joven desarrolle las capacidades y las actitudes fundamentales para la vida en la sociedad.

En cada espacio educativo, formal o informal, el educador debe buscar y encontrar el punto accesible al bien de cada joven para que desde este pueda madurar integralmente.

El joven es el protagonista del propio crecimiento y maduración. El educador lo acompaña en su camino presentando las propuestas necesarias para el progreso armonioso de su personalidad, en una vida social sustentada sobre el respeto y sobre el diálogo, para la formación de una conciencia crítica y comprometida.