Menú Cerrar

MJS

La acción salesiana tiene en la experiencia asociativa una de sus intuiciones pedagógicas más importantes.

Don Bosco valoró el grupo como presencia educativa capaz de multiplicar las intervenciones formativas. Desde joven, él mismo creó la Sociedad de la Alegría en el periodo en que frecuentaba el colegio de Chieri, haciendo experiencia de grupo. Las compañías, las sociedades, las conferencias, cada una a su modo y con los intereses y los objetivos propios asumidos por los socios, nacieron al comienzo del Oratorio y, en los años 1860-1870, entraron en los internados y en los colegios.

Los grupos locales se integran en el Movimiento Juvenil Salesiano (MJS), donde los individuos, los grupos y las asociaciones juveniles que, manteniendo su propia autonomía, se reconocen parte de una misma espiritualidad y una misma pedagogía, continuadores del carisma de Don Bosco.